Cimolai y Gutiérrez recorrieron juntos la meseta, un merendero y un club deportivo

El intendente Esteban Cimolai y el gobernador Omar Gutiérrez recorrieron ayer (19/07) la zona de la segunda meseta y tomaron contacto con vecinos para escuchar demandas. Asistieron a un merendero y también a un club deportivo en la zona.
En el recorrido, el gobernador explicó los detalles de los anuncios realizados por el ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, sobre los fondos para la ampliación de la Ruta 7 –desde el cruce con la 51- y la pavimentación de la nueva Ruta 67, conocida como la del petróleo, en la segunda meseta.
Dijo que en 15 días se terminará la traza –por ahora de tierra- que será paralela a la Ruta 7, pero por la meseta.
“El compromiso que hay es poder dar la cara y es lo que vamos a hacer. No es normal que los funcionarios salgan al barrio y esto habla de un trabajo muy importante del municipio y la provincia”, dijo el jefe comunal.
Junto con el gobernador recorrieron el merendero de la Asociación Manos que Ayudan y compartieron un rato con los chicos del club deportivo Juventud Unida, que lucha por tener su cancha propia desarrollada. Jugaron un partido de fútbol con ellos y prometieron volver al barrio.
“Queríamos hacer un balance y sobre todo una la planificación real de lo que necesita Centenario, hay una política tanto de provincia y Municipio d trabajar para la gente, de poder caminar los barrios y estar en plena comunicación con los vecinos”, indicó Cimolai.
Por su parte, Gutiérrez dijo que “estoy muy contento de estar en Centenario, con Esteban, los concejales y los diputados, que nos van abriendo las puertas y poniendo en contacto en cada barrio con las necesidades de la gente; sin filtro, cara a cara”.
Del recorrido participaron funcionarios municipales, los concejales Marcelo López y la diputada provincial Lucía Menquínez.
El mandatario provincial señaló que “muchas veces se critica que cuando estamos en el gobierno no logramos encontrarnos con la gente, así que es un día de alegría escapar a la rutina formal, al protocolo formal y haber podido recorrer por fuera de la agenda de una fiesta popular, de un evento o de un aniversario” las tres localidades.