Patricia y Nelson los cocineros de una guardería que hace feliz a los niños.

La UAF ( Unidad de atencion familiar ) “Creciendo Feliz” tiene un clima espacial. Los chicos juegan y saltan felices mientras las maestras coordinan las actividades como si fuese la segunda casa de cada una de ellas. Es por eso, que la institución es como una verdadera familia para los chicos.

Desde la cocina se escucha un grito. Es la voz de Nelson Fonseca que anima a los chicos, mientras cocina unas presas de pollo marinadas, que estarán listas para el almuerzo.

Nelson, quien trabaja hace 8 años en el Municipio, es uno de los cocineros, que junto a Patricia Moya y otros empelados en la cocina de la guardería municipal elaboran todos los días un menú distinto, lleno de sorpresas y exquisiteces para los niños.

Dice que hace lo que le gusta y que en su trabajo es muy feliz junto a los chicos. Será por eso que la UAF lleva ese nombre.

“Llegamos todos los días a las 8 de la mañana y ponemos la pava para el desayuno de los chicos, es un trabajo que hacemos con mucho placer”, cuenta Patricia, mientras revuelve una olla que espera el mediodía.

En la UAF hay más de 70 chicos, que van desde los 45 días a los 4 años de edad, que reciben un desayuno, almuerzo y un refrigerio.

Es una de las joyas que tiene el Municipio, donde no sólo los chicos son los protagonistas, sino que también los que alimentan su bienestar todos los días.