Centenario invirtió $2,1 millones en la planta cloacal para evitar vertidos al río

El Municipio de Centenario invirtió unos 2,1 millones de pesos en la reparación de bombas y tareas internas en un pozo de la planta de cloacas con el fin de evitar el uso del baipás y arrojar líquidos al río Neuquén.

La planta de tratamiento tiene desperfectos desde hace varios años por falta de mantenimiento. Pero desde la comuna, en la actual gestión de gobierno, se tomó la decisión política de hacer inversiones con miras a prestar servicio a una ciudad a futuro de 100 mil habitantes.

“En este momento la planta funciona bien, hay que hacer muchas inversiones todavía, pero ya se evitó la descarga directa al río provocada en algunas situaciones extraordinarias”, explicó Guillermo Cimolai, secretario de Servicios Públicos, quien cuenta con toda la documentación fotográfica y fílmica de los avances.

El funcionario explicó que el último estudio bacteriológico que hizo el Ente Provincial de Agua y Saneamiento del Neuquén (EPAS) fue el 27 de diciembre de 2016 y los resultados dieron dentro de los parámetros normales.

Hace poco, la planta sufrió la rotura de dos equipos de bombeo, pero actualmente el desperfecto está solucionado.

En estos meses, la planta se someterá a una limpieza general y mantenimiento, por lo que siempre tiene que pedir autorización a la dirección de Recursos Hídricos de la provincia, para detener el sistema y autorizar los vertidos durante el proceso.

Sin embargo, Cimolai explicó que el Municipio está analizando la posibilidad de contratar una empresa para realizar las tareas de mantenimiento, sin la necesidad de parar los equipos de bombeo y evitar así los vertidos de líquidos.

“Estamos en contacto con una empresa para que pueda hacer este trabajo. Queremos hacer las cosas bien, dentro del marco legal. Hace muchos años que la planta se encuentra con poco mantenimiento”, explicó el funcionario.

Desde hace unos días, que el sistema no vierte más líquidos al río Neuquén a través del baipás de la calle y la compleja situación tiende a normalizarse.