La visita de un pionero y los recuerdos, en la víspera de la Fiesta

“Los inicios de Centenario, fueron duros como todos los inicios de las colonias, éramos muy pocos, unas 50 personas en el año 1933”, dijo Mario Della Gáspera, uno de los tanto pioneros que vinieron a esta localidad.

Don Mario, como lo conocen todos, se reunió hoy (02-03) con el intendente Esteban Cimolai, donde conversaron no sólo de temas relacionados con la historia de Centenario, sino también de proyectospara poner en valor el Patrimonio histórico y Cultural de la ciudad.

Antes habían más chacras, `porque eran las que habían solicitados los obreros del dique Ballester. No había escuela y todo empezó una dos piezas de abobe en una chacra”, recordó Della Gáspera.

Dijo que por ese entonces, empezaron a radicarse tods las familias pioneras que hoy, sobre todo al el trabajo rural. “Las primeras familias en ese momento eran Cimolai, Bertoldi, Goevel, Spörle, Kollman, Dalseggio, López Zamora, Striga, la familia Urrutia y Bravo”, explicó el pionero.

“Después llegaron Villardita, Benedetti, Calalesina, Argenta, y la familia Alba y los hermanos Flores y Pedro Egea”, agregó el hombre, que tiene 86 años.

Por ese entonces, en Centenario no había escuela. Neuquén pertenecía al Territorio Nacional y el mismo Della Gáspera tuvo que pedir un maestro para la ciudad.

“En ese momento estaba el coronel Rodríguez a cargo de la provincia. Me dijo que no podía nombrar maestro, porque dependía de Buenos Aires. Entonces lo solucionó y nombró un maestro con un sueldo de Policía. Antes las cosas eran así, muy difíciles”, recordó.

La escuela comenzó a funcionar en la ex chacra de Goevel (en las chacras por la ruta vieja) y ente varios pioneros acondicionaron el humilde lugar y trajeron los bancos.

Mensaje a los jóvenes

Della Gáspera añora aún los tiempos en que la maestra “era como una segunda madre” y dió un mensaje a los jóvenes de la ciudad. “Hay que tener respeto y disciplina, cultura del trabajo. Hoy Centenario tiene un desarrollo que antes era impensado, pero que alguna vez soñaron los pioneros”, concluyó.